domingo

CONVENTO DE LA VICTORIA



EL CONVENTO DE LA VICTORIA
(Apuntes)

.
          El Convento de Santa María de la Victoria con una ubicación aun sin definir, se cree que estuvo en el gran solar que hoy ocupa el colegio José María del Campo en el Barrio de Triana y que anteriormente fuera la plaza de la Victoria y aún más anterior citada con el nombre de Plaza de la Verbena, ya parcialmente urbanizada. Sería fundado por la Comunidad de Mínimos de San Francisco de Paula. En 1516 año en el que obtiene la sesión de una Ermita Hospital en el barrio de San Sebastián muy cerca del Puerto de Camaroneros bajo la advocación de dicho Santo, y perteneciente al gremio de los Calafates, disfrutaría de huerta, naranjal, una suerte de tierra de labranza y alberca. Tendría como Prioste a Fray Diego Sánchez Corchero el cual la reformaría quedando consagrada al año siguiente por el Arzobispo de Sevilla Fray Diego de Leza, aunque con el transcurrir del tiempo la ampliación posterior del templo alcanzaría unas dimensiones extraordinarias para la Triana de la época. Lástima que de aquel hermoso Convento Iglesia no exista documentación gráfica; al menos yo no he podido conseguirla.

         La primera de las imágenes que traemos hoy es la de la Virgen de la Victoria. Al parecer presidió el altar mayor de la Iglesia del Convento de Santa María de la Victoria. Hoy ésta bellísima imagen en actitud sedente y que tiene sobre sus rodillas al Niño se conserva en la Iglesia Parroquial de la Señora Santa Ana en Triana (ante ella sería bautizado el insigne Trianero Alberto Lista en 1775). Es de autor desconocido, aunque podría ser atribuida muy bien a Juan Bautista Vazquez “el viejo”; Artista de procedencia castellana (salmantino), en la época que en Sevilla sería el introductor de un manierismo personal y en el cual hizo predominar la formalidad de una ejecución diferente al conseguir un maridaje perfecto entre armonía y elegancia. La talla podría datarse de mediados del XVI. Juan Bautista habría llegado a Sevilla alrededor de 1557 contratado para la finalización del Retablo Mayor del Monasterio de Santa María de las Cuevas (La Cartuja). No sería sólo ese trabajo el que realizaría en la capital ya que participaría también en la conclusión del Retablo Mayor de la Catedral Hispalense, así como la ejecución de una talla de Santa María para la Parroquial de Carmona. Contribuiría en gran medida a crear la Escuela de Escultura Sevillana.

            Con la destrucción del templo a mediado del XIX, se debilita la hermandad y la imagen de la Virgen de la Victoria comienza una ardua labor de encontrar un lugar en alguna Iglesia de Triana a donde poder seguir recibiendo culto. En 1881 encuentran Capilla en la Iglesia que los mínimos tenían en Triana, pero, dos años después con su traslado a Málaga pasa a la Real Parroquia de la Señora Santa Ana. En el año 1898 se la restaura eliminándola las humildes ropas que la cubrían quedando a la vista su policromía y la riqueza de una talla estofada Azul y Oro la Virgen, y de un Blanco inmaculado el Niño.

           Por otra parte, tenemos que con la desaparición de la Iglesia se presenta el gran problema, este no es otro que: ¿qué hacer con el magnífico Retablo que ocupa el Presbiterio, el cual y aun siendo de autor desconocido, se apunta a que muy bien pudiera haber salido de las manos de Pedro de Campaña ya que su fecha de ejecución puede estar entre 1690 y 1670. Este Retablo del más puro estilo Barroco y de considerables dimensiones y diseño, es el que se encuentra en el Altar Mayor de la Iglesia de San Jacinto en Triana, tras el fallido intento del Arzobispo Judas Tadeo José Romo y Gamboa, natural de Cañizar (Guadalajara), el cual en un viaje a Huelva, parece ser tuvo intención de llevarlo allí. Fue uno de los más elocuentes defensores concepcionistas.
          En aquellas fechas en que Juan Bautista trabaja en Sevilla, es contratado por la Parroquial de la Señora Santa Ana, el escultor y pintor flamenco, nacido en Bruselas, en 1503 Pedro de Campaña aunque su nombre era Pieter Kempeneer. Éste con la ayuda del Pintor sevillano Antonio de Arfián y el joven abulense Gerónimo Hernández aun discípulo de Juan Bautista “el viejo” realiza el Retablo Mayor de la popular Catedral de Triana, en el mismo año en el que Bautista realizaría el Retablo de Santa María de las Cuevas, en colaboración con otros pintores. Por este motivo se suscitan una serie de envidias que al causarle ciertos disgustos decide abandonar Sevilla marchándose a Bruselas en 1563.

          Sobre la talla de San Sebastián, posiblemente atribuida a Pedro de Aponte y datada en 1503, se  desconoce  que  pudo  haber  sido de ella, aunque  es muy 
posible se encuentre junto a la de San Agustín en el Retablo del Altar Mayor de la Iglesia del Convento de las Mínimas en Triana.






5 comentarios:

  1. Esta es una magnifica entrada, amigo, ha ampliado mis conocimientos sobre el barrio.
    Por cierto, me gustaria saber si hubo alojada en el convento alguna hermandad de penitencia, aparte de la victoria

    ResponderEliminar
  2. El Convento de Santa María de la Victoria, sólo acogería a una Hermandad no Sacramental, ésta sería la que el gremio de Calafates y carpinteros de rivera dedicarían a San Sebastián por haber sido fundada en la época en que aún era Ermita. Más tarde si serían fundadas allí dos hermandades: en 1554 la del Cristo de la Sangre y Nuestra señora de la Encarnación, y en 1560 la de la Hermandad de la Estrella.
    Un abrazo José Luis.

    ResponderEliminar
  3. Que curioso no podía imaginarme que en el sitio de mi colegio hubiera habido nunca un convento. Buen artículo. Un saludo de Pepin del bar Bistec.

    ResponderEliminar
  4. Pues sí, amigo Pepín allí hubo un Convento; unos 450 años, así eres tú de bueno jajaja. Un saludo para ti también, y para María.

    ResponderEliminar
  5. Bartolome de Cazales, según Fernando Quiles García, “Historia del Arte Andaluz. Noticias de Pintura (1700-1720)” Pág. 60. pintó en esa Capilla un escudo y epitafio para los sepulcros de los condes de Venasosa. Ese pintor hizo retratos en 1722 de unos antepasados míos en Caracas. ¿Aún existe ese sepulcro? No hay muchas noticias de este pintor.

    ResponderEliminar