viernes


ELISA VILLAR DE VOLPINI


          La historia de ésta Tiple Lírica, cuyo nombre completo sería: Elisa Margarita Villar y Jurado, según apuntes facilitados en texto de Amantina Cobos, es la de tantas otras celebridades en el Arte Escénico, que pasaron su primera juventud en una oscura y modesta posición, hasta que una circunstancia, una “casualidad”, da a conocer las maravillosas condiciones que poseen para el Canto o la Declamación, y una mano generosa, se encarga de mostrar a la sociedad aquella preciosa joya con que se enriquece el Arte.
Después del descubrimiento, vienen para la futura Estrella, los días fatigosos de incesantes estudios; las zozobras acerca del porvenir, las luchas encarnizadas de entre bastidores, y por fin como premio a la perseverancia, como dichoso término de un infatigable trabajo, el galardón merecido, la gloria.
        Elisa Villar, fue hija de esta ciudad de Sevilla y, según afirman personas que llegaron a conocerla, aseguran que nació en 1835,en la calle Betis del barrio de Triana. No es pues de extrañar que, con tal procedencia, tuviera esa gracia inimitable de las lindas ribereñas del Guadalquivir; ese atractivo especial mezcla de sencilla alegría y de ingenua desenvoltura, que tan simpáticos hace a los hijos del populoso arrabal.
Formando parte de los coros en el Teatro San Fernando, llegó a oírla el Tenor Ambrosio Volpini, Director de Orquesta y Músico excelente el cual comprendió, con intuición de artista, que aquella lindisima jovencita podría ser una cantante que diera mucho días de gloria al Arte Español. Efectivamente, después de una concienzuda educación musical, Elisa Villar, pudo presentarse ante el público “inteligente” como Tiple Lírica; interprete afortunadísima de las óperas de Verdi, Rossini, Donizetti, y otros grandes maestros italianos que tan en boga estuvieron en el siglo XIX.
         Después de su matrimonio con el Señor Volpini, la que desde entonces sería conocida como “La Volpini”, recorrió triunfalmente los escenarios de las grandes capitales de Europa y América. En Rusia y Londres estuvo escriturada muchos años seguidos, y compartió con la célebre Soprano Adela Juana María Patti (Adelina Patti) las ovaciones de los amantes del Bell-Canto. Ambas actuarían juntas en Sevilla en 1875.
       Elisa enviudaría en 1871, contrayendo nuevo matrimonio en 1880 con el magnífico Tenor Andrés Marín, comenzando su debut con su nueva pareja en el Teatro de Lisboa. Tres años antes de su muerte, en 1893, habría sido nombrado Alcalde de Teruel, dada su prolífica dedicación a multitud de actuaciones en favor de la Beneficencia Turulense. Elisa se retiraría de los escenarios en 1919.
           Este Soneto no deja la más mínima duda de la procedencia de Elisa Villar.

Del Betis en la plácida ribera,
bajo un cielo de luz y de alegría,
como ignorada planta florecía
una gentil muchacha trianera.

Su fresca voz a los sentidos era
regalada y dulcísima armonía,
trinos de ruiseñor allá en la umbría,
suave cantar de alondra mañanera.

Llegó a mujer y convirtióse en diosa
por el arte sublime del sonido,
fue de los escenarios soberana.

Y en su feliz carrera victoriosa,
siempre en el corazón llevó esculpido
el amante recuerdo de Triana.







5 comentarios:

  1. And she was born in Madrid, not Seville!

    ResponderEliminar
  2. I wish I did!!! But Im not quite old enough. But Im a theatre scholar (Kurt Gänzl, see Wikipedia) writing a piece about her. If you give me an email (mine is ganzl@xtra.co.nz) I will send it to you when finished. Which country are you in? I can find so little about her time in Mexico/Cuba ... and my Spanish and Portuguese are poor ... (I'm also old!) Anyway maybe we can find the truth together. For me, her last stage performance was 1886. Someone says her death was 1887. Maybe. Im delighted someone other than me is interested in this lady!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Del Betis (1) en la plácida ribera,
    bajo un cielo de luz y de alegría,
    como ignorada planta florecía
    una gentil muchacha trianera.

    Su fresca voz a los sentidos era
    regalada y dulcísima armonía,
    trinos de ruiseñor allá en la umbría,
    suave cantar de alondra mañanera.

    Llegó a mujer y convirtióse en diosa
    por el arte sublime del sonido,
    fue de los escenarios soberana.

    Y en su feliz carrera victoriosa,
    siempre en el corazón llevó esculpido
    el amante recuerdo de Triana.

    (1) Calle Betis -orilla Guadalquivir-.

    Este soneto deja fiel testimonio del origen de Elisa.
    Sorry, I do not know much English
    smmoreno2010@gmail.com

    ResponderEliminar