martes

MALDITA DEPRESIÓN



CUANDO LA MENTE NO TEJE

                                                                                 A mi amigo Jáime,
                                                                                      para que mate esa “depre”


Hoy he llorado,
Con desconsuelo, he llorado,
Como llora el viento
Cuando por el Olivar, desnudo,
Juguetea caprichoso
Con la verdad de la vida
Que muere un poco cada día.
 
Sí, he llorado,
Como llora la pena
Que sin querer nos embarga,
Y juega con el sentimiento
Como si él fuera el Yunque
Donde golpea la razón.
 
Hoy he llorado,
Sin saber por qué, he llorado,
Como llora el niño
En el regazo de su Madre,
Pidiendo ese pedazo de pan
Que se antoja tan vital
Como la propia existencia.
 
Si, hoy he llorado,
Sin explicación, he llorado
Como llora el inocente
Viviendo la impotencia
Ante la dura prisión,
Siendo su propio interior
El centro de la tormenta.
 
Hoy, he llorado.
Pero, ¿por qué he llorado?
¿Es posible que el sentido
Sea tan tonto,
Y de imaginación tan cruel,
Que lo que nunca ha existido
A mi me lo haya hecho ver?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada