jueves

SILLAS QUIDIELLO


           Muchos no sabrán a quién me refiero, los más jóvenes, evidentemente, pero, los más mayores sí: cuántas veces, unos y otros, se habrán, no obstante, sentado en algunas de su sillas: calle Sierpes, la Campana, la Avenida,  etc. etc. Tardes, noches, madrugadas. Y aun siguen estando al pie del espectáculo, sea el que sea, pero, ahora desde la localidad vecina de Dos Hermanas, lugar al que se trasladaron con sus hijos al frente al poco tiempo de fallecer (6 de Enero de 1911) nuestro común amigo y su fundador, el todo amabilidad Juan José Quidiello Corujo, alma mater de una empresa que nacería nada más y nada menos que en el año 1903 y que hasta entonces se mantuvo en la calle castilla, 51 en Triana; justo frente a la Parroquia de la O, y de cuya Hermandad era el número 4 en su nómina de hermanos.
 


 

4 comentarios:

  1. Crecimos en esas sillas, amigo. Semana Santa, Feria, Corpus, velá... qué mejor asiento que uno trianero para vivir emociones y acontecimientos. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Quidiello fue antes uno de los clásicos paradores de la calle Castilla, con sus cuadra, pilones y jergones para dormir los que hacían noche en Triana. Su contemplación te trasladaba a siglos atrás.

    ResponderEliminar
  3. No me lo recuerdes José Luis que aun me duele el dedo que me pille, por travieso, la primera vez que mi abuela me llevó a ver la Semana Santa en la Campana; yo ya salía sólo pero ella se empeñó en que tenía un capricho y vaya...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Este detalle lo desconocía Ángel, siempre pensé que había sido dedicado a las sillas. Muchas veces pensamos que aquello no se va a cerrar jamás, o que éste no se va a morir nunca y cuando llega el momento de su desaparición: ya podríamos haber preguntado o haber realizado una fotografía etc. etc. y nos quedamos en pañales...

    ResponderEliminar